El Mundo a traves de Mis Ojos

Expreso, manifiesto, comparto y siento a traves del Arte, la poesia, escritos y sueños!! Nada esta en orden y quiza para muchxs no tenga sentido..

Pero este es mi mundo, mi mente, mi presente y mi sentir!





Nosostras Hablamos

Nosostras Hablamos
Un espacio donde compartimos Historias Anonimas de Violencia Sexual.

Monday, April 14, 2008

Krudas Cubensi es una collectiva mujerista.



Somos tribu que cree firmemente en la acción de las mujeres como parte central y motriz en el cambio del mundo ¡Que se necesita ya! Krudas Cubensi son tres artistas de Hip Hop; Artes Visuales; Teatro en Zancos y Poesía. La agrupación se compone por las hermanas Odaymara y Odalys Cuesta y Olivia Prendes. Originalmente fundadoras de la ''Agrupacion de Creación Alternativa Cubensi'' en 1996 y en 1999 del grupo de Hip Hop; Krudas Cubensi.
Internacionalmente reconocidas Krudas Cubensi se han presentado en espacios como Teatro Nacional de Cuba, Teatro América, Anfiteatro de Alamar en Cuba; Canopy Club, Blueberry Hill, Blue Note, Knickerbockers, Granada Theatre, Waiting Room, Edificio de Mujeres, Galería de la Raza, Picador Theatre, La Peña Cultural Center, Majestic Theatre, Pabst Theatre, Blind Pig y House of Blue Theatre, S.O.B.s (NY) entre otros en EUA.

Tambien han colaborado en varios proyectos y presentaciones artísticas. Han compartido escenarios con el poeta Sekou Sundiata (e.p.d); Herencia Reggae Band, Obsesión, Anónimo Consejo, Paisanos, Hermanos de Causa, Paso Firme, D'bi Young y Omegas Kilay, Aya de Leon, Goddessa Alchemy Project, Common, La Bruja, Patty Duke, Rebeldiaz, Climbing Poetree, Bronouwt, Dj P.O.W, Sevilla del Mazo; Buscando el Monte, Antibalas Orchestra (2006 Spring Tour) y much@s más.

"Por la gente buena, por las femeninas del mundo y la paz y nuestras madres, por la resistencia de culturas matriarcales, de estructuras matriarcales, de reservas matriarcales, de costumbres matriarcales, para continuar la eterna lucha por equilibrar la vida." Olivia Prendes

"No hay verdadera revolución sin mujeres"
Odaymar a Cuesta.

Pueden visitarlas y disfrutar de su musica en:

Sunday, April 13, 2008

América ya tenía campos de concentración mucho antes de los de la Alemania de Hitler... Las Reservas.

Floyd Red Crow Westerman (12 Octubre 2004)

UNA TRISTE DISTINCIÓN PARA LOS SIOUX: SU HOGAR, EL MÁS POBRE DE AMÉRICA. PINE RIDGE: LA VIDA EN EL LÍMITE: EL CONDADO MAS POBRE DE AMÉRICA.

Titulares de este tipo se leen casi a diario en los periódicos de Estados Unidos. Todos ellos describen las reservas, en especial la de Pine Ridge en Dakota del Sur, como lugares de desesperación. Toda la reserva apesta a pobreza.

Todo el mundo vive del sistema de subvenciones, de las ayudas GA (Asistencia General) y de las ayudas ADC (Ayudas a las mujeres solas que tienen hijos a su cargo), cupones de comida y commodities (bienes). Los ingresos medios anuales de Pine Ridge están alrededor de los 3.100 dólares, con el 65% de la gente viviendo muy por debajo de los limites de pobreza. Para la América blanca, los Indios siguen siendo sus residuos... Sus sobras. La mayoría de la gente vive de las ayudas GA. Van a solicitar trabajos para que al menos tengan eso en los registros, pero no hay trabajos, así que automáticamente entran dentro del sistema de subvenciones. Van a los servicios sociales de la Oficina de Asuntos Indios (BIA), y les cuentan su situación, los ingresos que tienen, las facturas que tienen que pagar, cuanta gente forma la familia, y ya cualifican para las ayudas, incluso si no tienes familia también cualificas para algún tipo de ayuda. Les dan muy poco, quizás para los gastos de una semana después de haber pagado las facturas.

Mucha gente hace artesanía, que venden clandestinamente porque si alguien se entera de que están sacando ingresos les pueden denunciar y quitarles las ayudas... intentan venderlas también en los Trading Post, pero hay demasiada gente haciendo esto y muy pocos sitios que lo compren, así que les resulta bastante difícil venderlo, por lo general lo acaban vendiendo por muy poco dinero...
Si estás recibiendo las ayudas de GA también te pueden dar los cupones de comida, pero no las commodities, es una cosa u otra. Aunque las commodities son muy precarias. Las mismas cosas de siempre, les dan leche en polvo, carne deshidratada, patatas deshidratas y cerdo. Luego les dan a elegir entre otras cosas como arroz, harina y cereales pero tienen que elegir que quieren porque no le dan todo. Lo que si les dan es muchísimo queso y mantequilla. Muchos jóvenes y gente de mediana edad son obesos, pero no es la gordura saludable, ese tipo de gordura que viene de comer bien, es una obesidad mórbida, nada saludable. La gente por lo general prefieren los cupones de comida porque al menos con ellos pueden comprar algo de comida fresca.

Para conseguir los cupones de comida o las commodities tienen que pasar por una interminable lista de papeleos. Tienen que probar que sus ingresos son muy bajos o que no tienen ningún tipo de ingreso. Eso es fácil. Es la situación general de prácticamente todo el mundo en la reserva, pero el proceso es muy lento. Para cuando les lleguen los cupones de comida el dinero del GA ya hace mucho tiempo que ha desaparecido. Con el dinero del GA les pagan el alquiler, nada más. Nada para comida, nada para ropa, nada para la luz, el gas y todas las cosas que se necesitan para vivir. Les suelen dar unos 30 dólares por persona ademas de los cupones de comida que no duran mucho... Entonces qué les queda?? La gente esta desesperada por dinero, así que venden sus cupones de comida a mitad de precio o venden sus commodities a grandes descuentos. Tienen que elegir entre comprar comida o comprar ropa a sus hijos para que puedan ir a la escuela.

Por supuesto es ilegal vender los cupones de la comida y las commodities y la gente suele ser detenida por venderlos. Las autoridades también hacen todo lo posible para que les corten las ayudas, normalmente suelen enviar a algún que otro burócrata a las reservas que si ven a alguien vendiendo cualquier cosa o ganando un par de dólares en un bingo lo denuncian y su cheque desaparece. Todo el mundo que ha intentado salir adelante montando pequeños negocios acaban siendo denunciados y se quedan sin ayudas de ningún tipo. Cada esfuerzo por intentar hacer o comenzar algún tipo de negocio, resulta siempre en un recorte en las ayudas o que las suspendan. Algunas personas se rinden de intentarlo una y otra vez y se dan a la bebida. Venden sus cupones de comida para comprar su alcohol, prefieren pasar hambre a quedarse sin alcohol. Algunas mujeres en cuanto reciben su ayuda de ADC, dan a sus hijos golosinas y comida basura para mantenerlos contentos, y justo después se van a beber.

Pero si lo miramos desde dentro, con semejante pobreza la gente bebe para olvidar su miseria. La vida es muy dura y mucha gente se ven sencillamente incapaces de salir adelante, ni siquiera vendiendo cualquier cosa que puedan conseguir. Ni siquiera los sueños tienen sentido para ellos, porque no hay dinero para convertir esos sueños en realidad. El 80% de la gente está en paro. Los líderes tribales y políticos, la mayoría "medio indios" son los únicos que tienen trabajo y les dan los trabajos a sus parientes. Todos los demás quedan fuera. El nombre del juego es... nepotismo. Pero cómo les puedes culpar o juzgar cuando están dando el tan necesitado trabajo a un hermano o sobrino?? A todos los demás, los burócratas les ofrecen cursos de todo tipo, carpintería, zapatería y mecánica de coches. Este último es de los mejores cursos, porque sus coches son tan viejos y decrépitos que tienen que estar arreglándolos todo el tiempo.

Los viejos cementerios de coches están siempre repletos de gente tratando de encontrar una pieza que aún funcione. Pero cuántos carpinteros, zapateros o mecánicos se necesitan en una reserva?? Muy pocos. En las Black Hills algunos empresarios blancos les ofrecen trabajos haciendo teatro en fuertes falsos, trabajando o hacer que trabajan en falsos poblados indios. A lo largo de las autopistas y carreteras hay carteles que anuncian:


INDIOS TRABAJANDO. VEAN COMO VIVEN. VEAN A VERDADEROS INDIOS SIOUX HACIENDO MOCASINES RECREACIÓN DE LA BATALLA DE CUSTER VERDADEROS Y VALIENTES INDIOS SIOUX EN CABALLO TODAS LAS TARDES
DESDE MAYO A OCTUBRE

Este tipo de trabajos son denigrantes y además pagan muy poco, obligando a la gente a vivir durante toda la temporada a más de 100 km de sus hogares. Ben Black Elk, por ejemplo, un hombre muy inteligente, uno de los hijos de Black Elk, el único trabajo que pudo encontrar fue el de sentarse en un banco con su regalía bajo la sombra del Mt. Rushmore posando para turistas, siendo fotografiado una y otra vez con su vestimenta india, mientras abrazaba a alguna turista o sentaba en su regazo a algún niño blanco. Solía obtener 25 centavos por cada foto y después de unos cuantos años le daban 1 dólar. Un hombre que si le hubieran dado la oportunidad se hubiera convertido en un gran doctor o científico porque era algo natural en el. El gobierno trata de resolver el "problema indio" moderno desplazando a grandes números de hombres y mujeres Lakota a ciudades lejanas. Hay muchos Sioux en Los Ángeles, Denver, Cleveland, Rapid City, etc... donde forman sus propios guetos y están tan fuera de lugar como lo estaría un cocodrilo en Manhattan. Esto a menudo significa la perdida de identidad.

En esos lugares, lejos de sus tierras, algunos dejan de ser indios sin ni siquiera ser aceptados por los blancos. Luego están los que no aguantan el vivir por mas tiempo en la reserva donde no hay nada para ellos, así que empiezan a irse de un lugar a otro, con la esperanza de encontrar una vida mejor, cuando no la encuentran, vuelven de nuevo a marcharse a otro sitio. Así es que puedes encontrarte con Lakotas en los lugares más remotos y extraños. Allá donde vayas encontraras a un Sioux. En la reserva siempre existe ese sentimiento de inseguridad y desesperación. Podré pagar el alquiler el próximo mes? Me cortaran la luz? Todavía tendré teléfono o luz? Nunca sabes que pasará…Viven al día y ni siquiera eso. Viven en una cultura de la pobreza mezclada con sus costumbres indias. Dependen de su coche para todo, así que cuando se quedan sin gasolina o sin dinero para pagar la gasolina, se convierten en presos. No pueden ir a ningún sitio. No pueden moverse. Esto hace que muchas personas entren en tal grado de desesperación, sin nada que hacer ni nada que ofrecer, que acaban pagándolo con sus amigos, familiares… El hombre no tiene trabajo, no puede darle nada a su familia.


Las costumbres Sioux dicen que tienes que ser generoso, hacer regalos, pero los hombres no tienen nada que dar. La mujer es la única que puede conseguir dinero mediante las ayudas ADC pero para esto, el hombre no puede vivir en la misma casa, si alguien se enterara y denunciara se quedan sin ayuda. Algunas veces los hombres no pueden soportar este tipo de situaciones durante más tiempo y explotan. Casi cada semana alguien resulta asesinado. Las mujeres se pelean igual que los hombres, y muchas veces empiezan a discutir por cosas que han sucedido hace mucho tiempo y una cosa lleva a la otra, y al final todo el mundo acaba peleándose.

Las drogas son otro problema en las reservas. Hay poco pero de todo…y las prisiones se están llenando de gente detenida por posesión y, o distribución de todo tipo de drogas, desde marihuana, cocaína, ácido, speed, y heroína… A la gente le gusta el Pej, la palabra Sioux para "hierba". Pero es tan caro que la gente solo lo fuma si se lo puede permitir en ocasiones especiales. Hay gente que lo cultiva, pero tienen que hacerlo con mucho cuidado porque si alguien lo encuentra ya se quedan sin Pej. La gente que tiene mazaska (dinero) paga lo que sea por Pej buena. Hay gente que todo el mundo conoce que llevan toda la vida vendiendo pero que nunca han sido detenidos. Posiblemente tienen amigos en las "alturas". Los jóvenes que no tienen dinero para pagar Pej u otro tipo de drogas se han convertido adictos a la gasolina, esto es así, inhalan gasolina hasta que muchas veces pierden el conocimiento, o entran en coma, o en algunos casos se mueren. Luego esta la laca del pelo, pinchan una botella de laca, ponen una esponja en el agujero y luego lo beben o inhalan, o también pueden cocinar una sopa con los productos y ceras para limpiar los zapatos, lo calientan, lo disuelven y lo beben. La gente ya bebe cualquier cosa si no pueden pagarse cualquier botella de lo que sea. Beben perfume, jarabes, lo que sea. Lo "más" ahora es el MONTANA GIN, que es una botella de Lysol ( Lysol es un producto de limpieza y desinfectante que tiene alcohol, lejía, amoníaco... etc...), la botella de Lysol la disuelven en aproximadamente 5 litros de agua (1 galón) .

A algunos les da por cambiar las proporciones y se mueren. También echan el Lysol directamente en un trozo de pan y se lo comen. Mucha gente está en las dos cosas, drogas y alcohol. La vivienda es otro de los grandes problemas. Hay casas nuevas pero los alquileres son muy caros. Si vives de las ayudas de GA o ADC no puedes permitírtelo. Así que la única opción es buscar alguna casa en ruinas o casas móviles. Puede que puedan pagar el alquiler de un mes, pero luego ya no…Aguantan ahí hasta que el dueño los echa y otra vez a buscar, y otra vez la misma historia. Las cosas van de mal en peor. Si quieren conseguir una casa tienen que ir a la oficina de la ayuda para la vivienda y solicitar una casa en su comunidad. Pero lo primero que hacen es comprobar las finanzas, las deudas que tienen o que han tenido, el historial de pagos y no les dan la casa hasta que hayan pagado todas sus deudas. Mucha gente tiene tantas deudas que no podrían nunca conseguir una vivienda. Muchos otros viven en coches abandonados o en prehistóricas cabañas de tierra. El servicio sanitario tampoco es muy bueno. Muchos niños mueren de algo que llaman "diarrea infantil". Para que les admitan en un hospital tienen que tener alrededor de 40 de fiebre, y si lo que tienen es algo grave ni siquiera se molestan en tratarlo.

Luego está el problema de las tierras. Hace años, un jefe tribal, un iyeska "medio indio", comenzó el negocio de TLE Tribal Lands Enterprises, con esto se legalizó el alquiler o venta de tierras dentro de la reserva a los rancheros blancos. Una vez al año la gente que alquila estas tierras recibe el dinero, a menudo el único ingreso que tienen. Pero muchos ni siquiera han recibido nunca ese dinero porque se vieron atrapados y engañados una vez más entre los papeleos y asuntos del gobierno federal y tribal. La reserva ahora parece un tablero de ajedrez llena de cuadros de tierra vendidos o alquilados a blancos. No todo es malo…. La tierra es preciosa. Los días pasan despacio…en "indian time", los jóvenes se reúnen para jugar, charlar, hacer nuevos amigos. Toman una o dos cervezas… Cuentan chistes…piropean a las muchachas, las muchachas se ríen…escuchan música rock o country…cantan… Alguien pregunta…Y tú, hace cuanto que no bebes?? Y alguien le responde… Desde ayer… Otro dice…No hagas nada que yo no haría…y alguien le contesta… Ya hice de todo…

Tuesday, April 8, 2008

Indios de América, llamado a la subversión

Por 515 años de Resistencia Aborigen
Cherokees, lakotas, apaches, wirrárikas, nahuas, mayas, tahínos, kekchíes y quechuas, entre muchos otros indígenas del Continente
Americano, prometen pelear contra el “capitalismo salvaje”, las trasnacionales, los organismos financieros internacionales y los gobiernos de los estados nación que, “como desde hace 515 años”, les arrebatan territorios, montes y aguas. “Una gigantesca subversión continúa”, dice el subcomandante Marcos.5 de enero de 2008
Vícam, Sonora. “Es momento de gritar. Y gritamos para decirle al espíritu de nuestros ancestros que estamos presentes, dispuestos a tomar las armas que ellos dejaron y defender la madre tierra. Estamos dispuestos, como ellos, a matar y morir por nuestros pueblos”, dice en inglés el joven representante indígena Kiko, tahíno de 30 años.


Rechaza que el lugar de donde proviene se llame Puerto Rico: “así le puso el blanco; pero nosotros sabemos que su nombre es Borincue”. Ante más de 2 mil personas –entre autoridades y delegados de 66 tribus y pueblos indios, observadores y miembros de las comunidades de la anfitriona tribu Yaqui que acuden al llamado del EZLN y del Congreso Nacional Indígena– señala que “1492 nunca se olvidará: debemos tener presente siempre cuál es la causa de que estemos ahora como estamos”.
Entonces pide un minuto de silencio por los 250 millones de indígenas muertos resistiendo al conquistador desde 1492. El auditorio se pone de pie y el silencio sólo es interrumpido por las rachas de viento que agitan las plumas, tocados, sombreros, penachos y banderas de los asistentes a este encuentro en el semidesierto de Sonora.

Después irrumpe con un canto marcial en honor al líder lakota o sioux Leonard Peltier –preso en Estados Unidos desde 1976 acusado de asesinato y de quien Amnistía Internacional ha señalado que no se le siguió un juicio justo–, a los mapuches encarcelados en Chile luego de reclamar territorios y “a los que resistieron en San Salvador Atenco”.
El canto “de rebeldía” termina con los puños en alto y la cara al sol de todos los asistentes y el grito guerrero de las tribus del norte.



El Encuentro de Pueblos Indígenas de América se realiza del 11 al 14 de octubre de 2007 en el pueblo de Vícam, territorio de la tribu Yaqui. Durante cuatro días, los representantes indígenas desfilan ante el micrófono en una explanada del pueblo cercana a la estación del tren. Los mezquites que circundan el terreno dan tregua al sol en el cenit que eleva la temperatura a los 35 grados centígrados. Por las noches, el termómetro marca menos de 10 grados y el cielo raso muestra, majestuosa, la vía láctea.

Ninguno de los indios que acude a la reunión solicita a los gobiernos de los estados nación que resuelvan sus conflictos. “No queremos sus migajas”, señalan los wirrárika. Aclaran que no se quejan, sino que denuncian y se organizan para resistir.
Todos los delegados indígenas hablan y se escuchan. En 68 lenguas (a las indias se suman el español y el inglés) reconocen que tienen los mismos problemas y los mismos enemigos. “Somos la gente roja”, dicen los lakota, para referirse a todos los pueblos indios del continente, como los zapatistas llaman a los “del color de la tierra”.
Los hijos de Zapata se encuentran con los de Cajeme, Tetabiate, Canek, Tatanka Yotanka (Toro Sentado), Goayathlay (Gerónimo) y, entre muchos otros, Tashunka Witko (Caballo Loco). Se dicen hermanos y, en palabras de quien asegura ser descendiente directo de Caballo Loco, el lakota o sioux Garry Rozuland: “así, juntos, nos miramos y sentimos nuestra fuerza; todo podemos lograr si caminamos juntos”.
Los problemas son casi los mismos: despojo de sus tierras y aguas por parte de gobiernos y trasnacionales, discriminación, explotación y acoso contra su cultura y tradiciones. Pero los indios que provienen de Estados Unidos y Canadá también hablan de robo y violación de infantes por parte de “los blancos”, desintegración forzada de
familias, desplazamiento de pueblos enteros. Los indígenas del norte, quienes construyen su organización desde hace décadas, pugnan porque se boicoteen las olimpiadas de invierno de 2010, “por querer realizarse en territorio robado a la nación tortuga (cherokee)”.

Rafael, delegado de la tribu Cucapá, de la comunidad El Mayor, Baja California, se muestra sorprendido de las coincidencias: “somos muchos pueblos indios en todo el continente y yo pensaba que eran diferentes los problemas y no, son los mismos. Nos vemos como iguales”.
El documento en el que se asientan los acuerdos llegados por los pueblos indios del continente fue llamado “Declaración de Vícam”. Está signado por indios de 66 “tribus, pueblos o naciones”, provenientes de 12 países del norte, centro y sur de América.

De Estados Unidos y Canadá estuvieron representantes de los pueblos Achumani, Anishnawbe, Lakota (Sioux), Omaha, Dine (Navajo), Cherokee, Apache, Dakota, Onondaga, Tohono O’odham (Pápago), Chiricahua, Gitxsan, Ojibway, Salísh de la Costa, Secwepemc, Cree, Cree Salteaux, Cree Carrier, Tsimshian, Kwakwaka Wak, Knutxa, Mik Maq, Stollo, Dene, Kahnawake Mohak, Akwesasne Mohak, Tus T’ina Nak’adzli Carrier, Nthlagmex.
De México: Tohono O’odham (Pápago), Cayuga, Mame, Wirrárika (Huichol), Rarámuri (Tarahumara), Yoeme (Yaqui), Nahua, Purhépecha, Ezar (Chichimeca), Triqui, Hña Hñú (Otomí), Mepha (Tlapaneco), Chol, Binnizá (Zapoteco), Nu’ Saavi (Mixteco), Tepehuano, Maya, Chontal, Tzeltal, Tzotzil, Zoque, Yoreme (Mayo), Coca, Kikapú, Nan’cue (Amuzgo), Pima, Mazahua, Guarijío, Quilihua, Cucapá, Cuicateco, Caxcan, Mazcovo.
Por centro y sur de América y el Caribe acudieron representantes de los pueblos Tahíno, Guayuu, Kekchí, Mam, Lenka, Kichwa (Quechua), Miskito. A este encuentro llegaron sólo a través de la organización internacional Vía Campesina, pero en los encuentros previos estuvieron también delegados de los pueblos Guaraní, Mapuche, Tarapacá, Maipú, Aymara, Lenka e Inka.
En la Declaración de Vícam, los pueblos indios del continente acuerdan defender y cuidar con su vida a “la madre tierra”. Consideran que han vivido 515 años de constante “guerra de conquista y exterminio capitalista” y se pronuncian por “la libre determinación como pueblos, naciones y tribus originarios de este continente”.

Asimismo se oponen “a la destrucción y saqueo de la madre tierra a través de la ocupación de nuestros territorios para la realización de actividades industriales, mineras, agroempresariales, turísticas, de urbanización salvaje e infraestructura, así como a la privatización del agua, la tierra, los bosques, los mares y las costas, la diversidad biológica, el aire, la lluvia, los saberes tradicionales y todo aquello que se nace en la madre tierra”.
El documento advierte que los pueblos indios también rechazan la certificación de las tierras, costas, aguas, semillas, plantas, animales y saberes tradicionales, pues el fin de los certificados es la privatización.
Aunque cada delegado señaló los problemas particulares de su pueblo, sólo dos casos concretos se encuentran en la Declaración de Vícam: la Escalera Náutica y las olimpiadas de invierno de 2010.
“Rechazamos la ejecución del megaproyecto denominado Escalera Náutica o Mar de Cortés, la certera costera dentro del territorio yaqui y cualesquier otra acción tendiente al despojo del territorio de la tribu Yaqui.

“Ratificamos nuestro rechazo a la realización de las olimpiadas de invierno del año 2010 en territorio sagrado que fue robado a los pueblos originarios de la nación tortuga con el fin de instalar pistas de esquiar en Vancouver, Canadá.”
Aseguran que, lejos de terminar, la guerra de conquista y exterminio se ha agudizado y, “como nunca antes”, los integrantes de los pueblos indios viven la “explotación en las grandes plantaciones y en las maquiladoras o como emigrantes en ciudades y países lejanos a sus comunidades de origen, donde son contratados en las peores condiciones, llegándose a los casos de esclavitud y trabajo forzado”.

Además de oponerse a la militarización y paramilitarización de las zonas indias, el documento finaliza con un llamado “a la unidad de todos los pueblos indígenas de América para enfrentar la guerra de conquista y exterminio capitalista, consolidar nuestra libre determinación y reconstituirnos integralmente”.
Aunque al encuentro acudieron sólo indígenas que se organizan “para resistir”, algunos pueblos destacaron por el nivel de cohesión alcanzado, entre ellos, todos los pueblos de Norteamérica y, de México, los wirrárika, quienes hablaron por una sola voz a pesar de ser de varios estados (Jalisco, Durango, Nayarit y Zacatecas), los purépechas y los tohono o’odham, quienes hablaron también por una sola voz aunque los miembros de la tribu se encuentran en Estados Unidos y México.

Reacios a que sus ceremonias y fiestas tradicionales se presenten fuera de contexto “porque se mercantilizan”, esta vez los pueblos indios, generosos, se dan tiempo para presentar danzas, cantos y ceremonias tradicionales. Los yaquis presentan danza de pascolas y venado; los purépechas, la danza de los viejitos; los wirrárika, la danza del elote; los siuox y cherokees, la danza del oso. Y el mariachi de la tribu Yaqui interpreta, durante una velada, sones, cumbias y rancheras.

Los diálogos se realizan sin la presencia del subcomandante Marcos, quien se instala varios metros detrás del templete y escucha los discursos bajo la sombra de dos mezquites, aprovisionado con una botella de agua, pluma, libreta, tabaco y pipa. Aunque el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) fue convocante, la
organización y el rumbo del encuentro fue trazado por la tribu Yaqui, el Congreso Nacional Indígena y los pueblos indios que acudieron al encuentro.
Al clausurar los trabajos, el subcomandante Marcos dice que “grandes son las palabras que se han escuchado en este Encuentro. El dolor de nuestros pueblos ha sido nombrado por quienes lo padecen desde hace 515 años: el despojo y robo de tierras y recursos naturales, pero ahora con las ropas nuevas de la ‘modernidad’, el ‘progreso’, la ‘civilización’, la ‘globalización’”.
Señala que la explotación y el desprecio que sufren los indígenas es como el de hace 500, 200, 100 años. Pero advierte que algo ha cambiado:
“Nunca antes la destrucción había sido tanta y tan irremediable. Nunca antes había sido tanta y tan incontrolable la brutalidad contra tierras y gente. Y nunca antes había sido tanta y tan grande la estupidez de los malos gobiernos que sufren nuestros países.
“Porque ocurre que lo que están matando es la tierra, la naturaleza, el mundo. Sin lógica de tiempo y lugar, catástrofes de temblores, sequías, huracanes, inundaciones se empiezan a presentar en todo el planeta. Y se dice que son catástrofes naturales, cuando en realidad han sido provocadas, con esmerada estupidez, por las grandes corporaciones multinacionales y los gobiernos que les sirven.”
En su mensaje, el jefe militar del EZLN dice que para los pueblos indios no hay esperanza alguna en los gobiernos. “Democracia electoral” es como los mandones llaman a la lucha por acceder al negocio de vender la dignidad, y llevar adelante la catástrofe mundial”.
Critica que los gobiernos festejen cada 12 de octubre el “descubrimiento de América, cuando en realidad es la fecha del inicio de la guerra más larga de la historia de la humanidad, una guerra que dura ya 515 años y que tiene como objetivo la conquista de nuestros territorios y el exterminio de nuestra sangre”.
Agrega que lo que quieren los pueblos indios es libertad, justicia y democracia, un mundo donde no haya capital, ni dominador, ni dominados. Asegura que el principal logro de la reunión es haberse encontrado y que ahora falta mucho por hacer, discutir, acordar y luchar.

“En el calendario que empezamos a caminar, en la geografía que acordamos, una gigantesca subversión continúa. Para sus modos y medios no hay manuales, libros de recetas ni dirigentes de escritorio y academia. Hay, en cambio, la experiencia de los pueblos originarios, pero ahora con el apoyo y la decisión de los trabajadores de la ciudad y el campo. La rebelión que sacudirá el continente no repetirá los caminos y pasos de las anteriores que cambiaron la historia: será otra. Entonces, cuando amaine el viento que seremos, el mundo no habrá terminado su largo caminar, y tendrá la oportunidad de hacerse con todas, con todos, un mañana donde quepamos todos los colores.”

El viejo de 76 años Lobo Pequeño, de la tribu Secwepemc –quien se levantó en armas en 1995 contra el estado de Canadá cuando intentaron reducir la reservación de su comunidad–, asiente las palabras del subcomandante Marcos. Llegó investido como mensajero de su pueblo luego de tres ceremonias de luna y cantos. Al final, señala: “hemos vivido una historia de exterminio que ha acabado con millones; pero siempre volvemos y, justo ahora, estamos de regreso; pero ahora también estamos juntos”.

“No necesitamos el permiso de los gobiernos para existir”

Dorein, de 51 años, es vocera de su nación, Cayuga, y de la Confederación de Seis Naciones en resistencia. Su pueblo, de aproximadamente 21 mil personas, se encuentra “en pie de lucha” luego de que el gobierno canadiense y constructoras trasnacionales
invadieran de nueva cuenta la reservación a la que fue confinado en el siglo XVIII. Se trata de un territorio de 6 por 9 millas (alrededor de 87 kilómetros cuadrados) entre Ontario y Québec (Canadá) y la ciudad de Nueva York (Estados Unidos).
Dice que los problemas de toda la gente onwehonwe, como llama en su lengua a todos los pueblos indios del continente, son “muy semejantes” y no se van a resolver en las cortes de “los blancos”, sino por medio de la “acción directa”.

“Ahora es el momento de luchar. No llegaremos a ningún lado si no ponemos límites a los blancos. No necesitamos el permiso de ellos ni sus gobiernos para vivir; tenemos el derecho de existir y de organizarnos. Nosotros iniciamos los procesos en la Corte de Justicia y no pasó nada: tuvimos que tomar acción directa.”
La “acción directa” fue organizarse y parar las construcciones que ya se realizaban sobre su territorio. Además, echaron a los constructores y a la policía que los custodiaba. Los hechos ocurrieron el 28 de febrero de 2006.

“Hicimos que se fueran nada más con el poder de la gente; no teníamos armas. Fue el puro poder de la gente y el tabaco que quemamos para pedir la ayuda de nuestros ancestros y del creador.”
Pero el gobierno canadiense no ceja en el reclamo de esas tierras para construir residencias lujosas y tiendas departamentales: “La Corte había mandado a la policía con una orden que nos decía que las tierras ya no eran nuestras. Cuando vino el funcionario a entregar la orden, la rompimos y la quemamos frente a ellos. Entonces el juez mandó otra orden con más policía muy armada. Pero toda la gente de la seis naciones resistimos”.

No es la primera vez en los últimos 50 años que los gobiernos intentan reducir la reservación india. En tierras cayugas se ha construido la Universidad McGill y se han hecho presas para servicio de la ciudad de Montreal. “Nuestra tierra ha sido robada”, sentencia Dorein.
Señala a la pobreza, la explotación, el despojo y la discriminación como los principales problemas de su pueblo, los cuales, sólo podrán ser superados cuando los pueblos indios de todo el continente tengan autonomía y autogobierno.

Señala que se va de Vícam “muy orgullosa”, porque lo que encontró fue “gran unidad, fuerza, honor y dignidad. Es momento de caminar con la cabeza arriba y no mirando al piso. Somos sociedades vivas, vibrantes y tenemos mucho para ofrecer al mundo. A los ojos de nuestro creador somos iguales. Este encuentro fue un buen inicio para solucionar los problemas. Ahora todos se tienen que levantar en sus propias comunidades”.
Dice que luego de las “acciones directas” que su pueblo ha iniciado, se han girado 35 órdenes de aprehensión contra los participantes en las manifestaciones y padecen las incursiones constantes de integrantes de la organización racista Supremacía Blanca, quienes golpean y lanzan balas de goma a los indígenas.

“Pero preferiría morirme que hacer un deshonor a las generaciones que vienen. No quiero estar en mi tumba en 100 años y que mi pueblo esté pasando lo mismo todavía. Queremos vivir en paz con autonomía. Es lo único que hemos pedido desde siempre. A veces me sorprendo de que eso no lo pueda entender el opresor.” (ZC)
Recuadro
Finqueros se apropian de la tierra “La unidad es necesaria, pero se hará poco a poco”, dice Candelaria, kekchí y habitante de Tucurú, Guatemala. Pertenece a la Coordinadora Nacional Indígena Campesina de su país y a la organización internacional Vía Campesina.
La indígena de 37 años dice que luego de haber escuchado a sus “hermanos” de todo el continente se “ha dado cuenta de que tenemos problemas iguales”. Considera que sólo con la organización de todos los pueblos indios de América se podrán mejorar las condiciones de vida de las comunidades.

“Ahora ya estoy segura de que hay que organizarse muy bien. No sólo en un país sino en todo el mundo. Este tipo de encuentros puede hacer la unidad.”
Sin embargo, dice que antes deben “platicar más para llegar a acuerdos. Todavía no estamos unidos en todo, pero ya estamos haciendo el espacio para lograr la unidad”.
La comunidad de Candelaria se encuentra “en lucha” por la recuperación de tierras que ahora están en manos de “finqueros”. Se trata de “8 y media caballerías”, es decir, alrededor de 385 hectáreas que en 1997 se adjudicaron a la hacienda de Carlos René Sagastume. Dice que sólo un día les dijeron que las tierras no eran suyas.

“No sabemos cómo es que se cambió el dueño de los terrenos. Le exigimos al gobierno que arregle esto porque no sabemos cómo fue que le dio autorización a ese señor. Nuestros abuelos siempre nos dijeron que era de nosotros.”
Además, Candelaria dice que en la finca se contratan a indígenas que no tienen derecho a prestaciones sociales y trabajan sin cobrar por semanas.

“Siempre estamos siendo despojados, cuando no son las fincas son las empresas de minería o el propio gobierno. Siempre hemos visto que las autoridades quitan la tierra a los indígenas para entregárselas a los finqueros. Y nos va muy mal porque cuando ya no podemos ni sembrar, aumenta el precio del maíz.” (ZC)